miércoles, 26 de junio de 2013

Second glance, second chance

No quiero parecer conformista al sólo mirar a la chica, sentirme enamorado, ilusionarme en vano y no tratar de conocerla, es que esa parte de mí que interviene en la interacción social con las personas, creo que no se ha desarrollado, o tal vez he desarrollado otras áreas que quizá no sean necesarias. Las oportunidades que tengo al menos de poder mirarla, son tan pocas y tan casuales que a pesar que he intentado cruzarme con ella aun cuando no tengo clases, no lo he logrado, y más aún, en todas esas oportunidades me he sentido tan avergonzado de no poder caerle bien o que a la primera, y aún sin conocerme, su comportamiento sea como el de todos los demás, sin algo que me diga que tenemos cosas en común. Me sentiría mal, pero creo que terminaría con mis preocupaciones a pesar de no haber avanzado nada en lo que respecta poder conocerla. Mis pensamientos son tan opuestos y no logro controlarlos, o es que son las sensaciones que se transcriben como pensamientos para tomar una acción que como resultado se me vuelve un bucle sin fin en el que no puedo salir. Es complicado, solo el hecho de intentar hacerlo me hace pensar que todo saldrá mal, creo que es parte de mi manera de ser, pues sé que soy pesimista y sé que sabiendo eso, debo tomar la decisión a pesar que salga mal, como dicen nada se pierde intentando, pero en mis pensamientos creo que perderé tanto que no sabría cómo recuperarlo.

Quizá eso es lo que me ata a no poder atreverme a tomar acciones, siento que es muy sencillo sólo decir que iré a encontrarme con ella y le hablaré algo y luego sin darnos cuenta estaríamos conversando de un y otra cosa que nos agrada, pero parece ser que sólo quedará en palabras, al menos hasta que yo pueda entender cómo funcionan las cosas. El día de hoy es mi segunda oportunidad, por alguna razón lo siento así, y es que las oportunidades no se presentan tan seguido, esta sería la segunda, pues después de mucho tiempo en que he tratado de encontrarme con ella, creo que de las veces que he querido encontrarme con ella, sólo una vez hemos estado en el mismo tiempo, pero no en el mismo lugar. Bueno no tanto, pero hubo una oportunidad, un lunes cuando quise encontrarme con ella, aun con esa timidez que tengo, decidí ir, pero no la encontré.

Ahora la posibilidad es un poco diferente, ya que hoy no hay clases y parece que la universidad está cerrada, así que parece que sólo quedaría esperar un momento si es que la llego a ver, como todos los que esperarán a encontrarse con sus compañeros de clase, yo esperaré encontrarme con ella, o al menos así lo imagino, aunque no creo que lo haga. No logro entender por qué no me atrevo a realizar más acciones, quizá porque no encuentro respuestas en mi interior, y es verdad, pues las respuestas las veré en la experiencia, no antes.

Pensar en las cosas que debo hacer, me quita mucho tiempo, pero debo planificarlas, pero me parece que estoy tomando a todas las cosas como iguales, es decir, de igual importancia y aun sabiendo que no lo son, caigo en el mismo error, que me lleva a la misma conclusión que me lleva a cuestionarme las cosas una vez  más.

De alguna manera, entiendo que algún día nos encontraremos, pero no es el encuentro lo que hará que suceda algo, sino las acciones que hayamos tomado, el tiempo que hayamos pasado interactuando y el concepto que tengamos acerca de quiénes somos los dos, en pocas palabras si ella me conoce me hablará, de lo contrario seré siempre un extraño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permite el uso de links, plabras obsenas o contenido que pueda herir la sensibilidad de los lectores.