martes, 25 de junio de 2013

Para llegar a una meta debo trazar otra



Es algo que desde hace un tiempo he estado ideando, y más que todo es por aquello de la chica que me gusta, es tan diferente a las demás, es tan complicada, llama mi atención y no puedo pensar en nada más, exagerando un poco ya que estoy enamorado, pero también no sé qué más hacer. Nunca me había puesto a pensar si era necesario que si me gustaba una chica se lo debiera decir, para mí siempre ha sido como pasar el peor momento de vergüenza de toda mi vida, y que quedaría marcado para toda la eternidad. Ahora entiendo que no toda mi vida estaría marcada por toda la eternidad y no sería el último o el momento más vergonzoso de mi vida, así que al menos he llegado a comprender que los extremos que llego a imaginar no siempre son tan extremos en la realidad, y eso es algo que es característico en mí, suelo ver las cosas como demasiado grandes y al final no lo son tanto. Creo que eso de engrandecer las cosas, también engrandece los miedos. Así como aquella chica que tanto me gusta, no logro dejar de pensar en ella, y aunque quiero conocerla no logro saber cómo. Sé que para muchos es fácil acercarse a una chica y “probar” si son compatibles, es más creo que muchos tienen una gran facilidad para socializar que los requisitos para la interacción con chicas se vuelven más complicados, por no decir más restrictivos.

Sé que esta chica de la que hablo no necesariamente significará algo en mi vida, realmente quiero créelo así, pero en el estado en que me encuentro la veo como la última chica de la tierra, y es que no sé por qué, no me llama la atención salir con chicas, más que con una sola. Sé que tengo que entrenar en eso de las habilidades sociales pues es importante para conocerla, sé que ella sí es una chica sociable y que constantemente está haciendo nuevos amigos, y es ahí que en mi lógica donde las cosa quedan “constantes” para poder analizarlas, ver que se producen cambios, me pone en un estado de no saber qué hacer, ni qué decir, ni cómo comportarme, pues quizá ella sepa leer el lenguaje corporal y entonces me sentiría como alguien a quien conocen cuáles serán sus acciones y lo peor es que esas acciones no serían lo suficientemente buenas como para permitir la interacción, sé que puede sonar tonto, pero quiero descargarlo de mis pensamientos.

Hoy regresando, compré un pan con pollo que la señora de la esquina vende, ella ya es anciana y parece que está un poco sorda, pero al menos parece que tiene a alguien que le ayuda a vender, pues todas las veces que he comprado ahí me ha atendido un hombre que parece también vender cerca. Pues bien, me puse a pensar del pan con pollo, de cuál sería el costo de hacer un pan con pollo que tiene papas al hilo y que además tiene la posibilidad de contener mayonesa, todos esos costos se acumulan para dar el precio de s/.1.00 (Un Nuevo Sol), aunque me parece que los costos no le darían muchas ganancias, quizá eso deba ser algo a lo que me debo dedicar, cómo obtener ganancias y de paso ayudar a las personas, podría optimizar los procedimientos de elaboración de pan con pollo y podría hacer que las ventas tuvieran mayor alcance, pero también por otra parte, he notado que hay un tipo de personas que parece ser que desprecian el esfuerzo de otras, y a veces esto no se percibe a simple vista, pues aunque la señora que vende en la esquina es anciana y parece que esas ventas son el sustento para ella, no todas las personas que pasan por ahí están de acuerdo con que ella ocupe un lugar público, y muchos ya no miran con atención la necesidad de aquellos que realmente necesitan del apoyo de alguien.

Quizá me desvié un poco del tema, pero es que todo se conecta, y es aquí donde casi sin darme cuenta, describo lo que quiero dar a conocer. El hecho que me guste una chica que solo con verla me hace olvidarme de todo, no quiere decir que me atreva, es más, siento que no cumplo con los requerimientos de ninguna de las chicas que ahora son más exigentes cuando de chicos se trata, y es que ahora (aunque no puedo afirmar que si fuese así antes) las chicas parecen querer tanto como los chicos cuando de parejas se habla, es como que quisieran un chico de portada, con todos los aditamentos, casa, auto, dinero y popularidad. Creo que nadie llega a tanto, pero también creo que al menos en este país la respuesta se reduce a una sola: dinero. Y es que cuando se tiene, las chicas te prestan más atención. Así como dicen los dichos populares “Billetera mata galán”, parece ser verdad, pero no es algo que tenga en mente como para decir que es lo único a lo que quisiera dedicarme, pero la meta de lograr conocer a la chica, podría lograrse si es que ella no fuera la meta, sino más bien, ayudar a aquella señora que en realidad necesita de ingresos, y planificar las cosas como para hacer negocios es algo que me he venido planteando desde hace tiempo, lo que me lleva a pensar que una meta distinta a la que quiero alcanzar no necesariamente se alcanza de manera directa.

Sé que los resultados no se reflejarán en el corto plazo, pero al menos las cosas que una vez pensé que no podría lograr, quizá para ese entonces no sean tan difíciles de alcanzar como ahora las imagino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permite el uso de links, plabras obsenas o contenido que pueda herir la sensibilidad de los lectores.