miércoles, 26 de junio de 2013

Mirando sólo su reflejo



Así es como me siento, mirando sólo el reflejo, y es verdad casi literalmente, recuerdo que la primera vez que vi a la chica de la que tanto hablo, fue cuando iba a la oficina de archivos de la universidad, iba a preguntar acerca del carnet universitario y de repente, mirando en el reflejo de la ventana, vi a una chica sentada junto a otra, aunque no soy de mirar detenidamente a causa de mi timidez, está vez no quise perder la oportunidad, y solo la vi ahí, y simplemente supe cómo sería mi comportamiento, al igual que siempre, no diría nada, pasaría como si no me importara, y como alguien que no tiene problemas, pasaría por su lado sin querer expresar nada. Esa vez supe que ella iba a tener un efecto en mí, como quisiera haberle dicho algo, pero qué podría decirle y cuál sería la razón de decirle algo, por qué le diría algo; no lo sé, pero entonces, cómo es que suceden las cosas, es decir cómo se inicia una amistad. Entiendo que esa vez me quedé pensando en si volvería a verla, pero quise no concentrarme en eso, pues ya no quería volver a enamorarme, quería concentrarme en mis estudios y que nada me impidiera lograr mis objetivos académicos, pero las cosas no sucedieron así, a pesar que tener en mente que los estudios son importantes, comencé a pensar y pensar en ella, y aun cuando en mi facultad a veces los profesores faltaban o llegaban tarde, eso me permitió tener la oportunidad de quedarme por ratos en la escalera, esperando al profesor, y entonces, la volví a ver, pocas veces, pero la veía, y sabía que ella causaba un efecto diferente en mí, no sabía quién era, no sabía qué estudiaba, no sabía nada de ella, y es cuando esa sensación de querer saber me impulsa a querer conocerla. Pasó un ciclo y como siempre, pensaba que no la volvería a ver, pues nuestros horarios no se cruzaban, y no es quizá la oportunidad de que las horas de inicio o fin de clases se crucen, sino la oportunidad de poder cruzarnos cuando caminamos la que espero con tantas ansias, y que sólo contadas veces ha sucedido.

Con el transcurso de un nuevo ciclo académico, pensé que ya no la vería y yo era objeto de mis propias coincidencias, cuando de repente una tarde a la que fui a clases una hora antes, me doy cuenta que ella salía a esa hora, fue casi accidental cruzarme con ella en ese momento, yo sólo iba a ir a la biblioteca central, pues teniendo una hora podía leer algo, y luego de bajar las escaleras, de repente la veo, y no pude creerlo, parecía como que estaba algo nerviosa quizá por verme, pero no entendí esa parte, pues ella estaba con su grupo de amigos, y cuando yo pasé todos se quedaron callados. Entiendo poco de la lógica social, si es que algo así existe, pero lo que más tenía en mi mente era que por fin había logrado verla de nuevo, fue una oportunidad que no quice desaprovechar de querer saber más de ella, y nunca me había atrevido antes de querer saber de alguien, nunca me había acercado a alguien por propia decisión, quería conocerla o al menos quería simplemente verla una vez más, así que seguí a su grupo  de amigos, bueno, en realidad no los seguí, simplemente traté de seguirlos, pero en ese momento casi perdí el rastro, pues yo me dirigía a la biblioteca, pero pasé por la facultad de enfrente y salí. Mientras pasaba por los paraderos de los buses universitarios me di cuenta que ella estaba en el segundo paradero, y entonces supe, que al menos ella usaba ese transporte. Me dije dentro de mí, que no me había rendido y que al menos mis acciones daban frutos. Sin embargo pase de largo, y al dar la vuelta por algunas calles, volví, pero ya no estaba, me sentí tranquilo y sentí que algo en mí nacía, o se formaba por primera vez. Sentí que algo era posible, y que no era realmente posible solo por mí, sino que en realidad yo “funcionaba” como una persona normal. Pasaban los días, y solo podía verla los martes, con gran entusiasmo quería esperar mirarla, pero de repente vino esa sensación que me hacía sentir que sólo estaba mirándola, más no había interacción alguna, y eso comenzó a hacerme perder las esperanzas, más aun cuando los exámenes finales se acercaban y el tiempo de conocerla no se daba. Y así pasó ese ciclo, pero ahora me preguntaba cuándo sería la próxima vez que pudiera verla.

Las cosas no pasaría como yo quería, no habría una interacción social, es decir, no conversaríamos, ella tenía sus amigos, y esa manera de pensar me limitaba, ese concepto de grupos cerrados, limitaba mis alcance, no sabría cuando cruzarme nuevamente con ella o si volvería a verla otra vez. Creo que mis manera de ser, no me permitió conocerla, las cosas no han cambiado tanto, pero siento como si hubiera pasado mucho tiempo y las cosas que antes pensaba acerca de ella, creo que han madurado en algo, pero en algunos aspectos, sigo sin saber cómo es ella en realidad.

Puede que no la conozca en persona, pero las cosas no quedaron ahí, simplemente eso fue lo que pasó y hasta ese punto creo que no hubiera logrado saber más de ella, simplemente se hubiera perdido en recuerdos, y yo me hubiera perdido en un vacío que sólo yo conozco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permite el uso de links, plabras obsenas o contenido que pueda herir la sensibilidad de los lectores.