lunes, 24 de junio de 2013

Ganar o perder una oportunidad



Pues bien, decidí por hacer la tarea, pero durante el camino de regreso a casa, me preguntaba y me preguntaba, que las condiciones de poder verla y poder decirle algo, habían crecido en algo; no logro decidirme si es que realmente quiero saber de ella o solamente es un proceso más de quedar enamorado y ver cómo las cosas pasan. No creo que sea una obligación decirle a alguien que le gustas, pero las consecuencias de no contarlo, creo que son las que me ponen en esta posición. Yo ya no quería caer nuevamente en este estado, hace un casi un año me había decidido no volver a enamorarme y no querer volver a enamorarme hasta haber cumplido algunas otras metas, como por ejemplo terminar la carrera y comenzar a trabajar, quizá esa hubiera sido una de mis metas, pero creo que no pasó más de un par de meses cuando las cosas volvieron a lo mismo, y no quiero culparme pues esto sucede y uno no puede evitarlo, pero me pregunto, siempre sucederá esto, siempre estaré constantemente enamorándome de alguna chica, y pasa si ya tuviera una, seguiría con las mismas ideas pero teniendo en mente a otra chica. Creo que es algo que sucede, pues lo he notado en muchas relaciones de pareja, pues a veces las parejas se separan sin darse cuenta del tiempo o de qué fue el error, o más aun de lo que han dejado atrás. Y el caso es que he notado que hay muchas relaciones de pareja en donde uno de los dos ya tiene hijos propios pero aun buscan a otras personas. No puedo me quito la duda de si eso es mejor que tener sólo una chica para toda la vida, aunque a mi parecer creo que sería suficiente.

Pero bien, mientras caminaba de regreso, imaginaba cómo podía haber sido encontrarme con ella, aun lo imagino, y no encuentro un momento tan real de poder conocernos, pero mi pregunta es, realmente debo conocerla, siento que quiero, pero no sé si sea necesario, quizá lo sea para quitarme este peso de encima, de conocer qué es lo que pasará, de saber si es ella la indicada o mejor aún de conocer amigos, pues creo que no tengo muchos de confianza.

De una u otra manera parece que conocerla es un punto a favor, sin embargo (ahí viene mi lado pesimista), qué pasaría si ella no piensa lo mismo de mí, que pasaría si estamos en diferentes frecuencias. Creo que debo hacer un alto a esto, y ponerme a pensar seriamente y no como un niño que quiere esconderse, todos somos humano y lo que buscamos no es lógica, no es una cosa, es sino la interacción con otros humanos, quizá esa parte de mí no la he desarrollado tanto como debí haberlo hecho, pues desde siempre he creído en encontrar una razón para todo, y quizá la razón de querer conocerla es que soy un ser humano al igual que ella. Creo que para muchos estas últimas líneas parecerían tan tontas, pero es así como en mis pensamientos las cosas parecen organizarse con un inicio y buscan un final, creo que mientras veo las causas y las consecuencias me siento más seguro, pero debo reconocer que eso no es excusa para no poder conocerla si eso es lo que quiero.

Aunque decidí por hacer la tarea, sigo pensando en ella, sería tan fácil para cualquiera decirle algo, o sólo conocerla, casi no puedo creer que yo sea tan tímido, y que me preocupe tanto lo que pasaría si hago algo raro frente a ella, como quedarme sin decir una palabra, eso sería algo muy penoso, y lo lamentaría por el resto del día, aunque a decir verdad, estoy aprendiendo a sobrellevar las cosas de este tipo. Creo que la solución sería volver a intentarlo nuevamente con la mente en blanco dejando que mi subconciente me guíe, en pocas palabras dejando fluir lo natural de mí durante cualquier evento social. Esto último me recuerda un día de hace un par de semanas atrás, un amigo me dijo para ir a una celebración en la universidad, era el aniversario de la facultad de una de sus amigas en la que él está interesado, me pareció interesante pues muchas de las cosas que él hacía yo también ya las había formulado, como estar presentable, no ponerse nervioso, y ser espontáneo, al menos él sabe cómo poner en práctica estos consejos.

Pues bien, la chica que me gusta también es de esa facultad y me animé sin saber lo que pasaría y casi con mis pensamientos pesimistas, él me presentó a una de sus amigas y luego como que “entramos” en el grupo, fue algo que no esperaba que fuera tan rápido, pero así debe ser, entonces comenzaron a bailar salsa y yo nunca había bailado antes, pues bien, en resumen mi cabeza estaba sin saber qué hacer, bueno mi amigo comenzó a bailar y por suerte éramos tres y el segundo amigo también, así que más por imitación que por decisión propia decidí sacar a bailar a alguien, bueno al menos a una de las chicas del grupo y le dije q no sabía bailar y que me enseñara, esa pequeña interacción fue algo bueno para mí pues comencé a bailar y bueno pues la seguí hasta que mis amigos se fueron y me dejaron solo con todas las chicas, para no ser descortés me quedé ya que realmente no tenía nada más que hacer y aunque algo me decía que me vaya, algo también me decía que me quede. No quería que las cosas como ya habían pasado se vuelvan a repetir, no aprendo mucho si me voy, y sé que aprendo más cuando me quedo, así que hice amistad con la amiga que me presentó y creo que esa parte ha funcionado, aunque no la he vuelto a poner en práctica, pero es interesante ya que conocer amistades parece no ser tan difícil, ahora lo que quería, pero que sé que no debió ser mi único objetivo, fue al menos ver a la chica que me gusta, pues me pareció ver a una de sus amigas, y bueno, sé que esa amiga me vio en la celebración pues la conozco, aunque no en persona, y tengo comunicación con ella. Lo que no sé es si la chica estaba también ahí, no logro entender esa pequeña duda y no me atrevo a preguntar, aun conociendo a la amiga de la chica que me gusta.

Creo que decir “poco a poco”, para mí, sería como hacer pasar toda una vida para lograr conocerla. Como alguna vez pensé: Tengo que ir con la corriente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permite el uso de links, plabras obsenas o contenido que pueda herir la sensibilidad de los lectores.