domingo, 30 de junio de 2013

¿Por qué querría verme perdido si ya había encontrado el camino?



Hay un momento en que llego a pensar que la realidad es parte de una ecuación, y que llegando a entender la razón de las cosas se puede predecir el comportamiento de ellas, y es que cuando una ecuación es tan perfecta que no se debe intervenir, esa es la regla, pues de lo contrario los resultados no serían los esperados, cambiarían de una manera desordenada. Y me detengo un momento al pensar si esto es necesario, pero a veces me parece que me gusta saber qué más pasará, o cómo serían las cosas de otra manera, en donde yo no soy parte de la ecuación, en donde las cosas las puedo ver pero no tocar, en donde sé que acaba todo y aunque pudiera me quedaría mirando cómo la naturaleza vuelca su efecto, inclusive viéndome a mí mismo desaparecer. Y es por eso que no logro comprender cuál fue la razón de dejar que las cosas pasaran, de saber cómo iban a ser sin darme cuenta que ello me alejaría más; sabía que podía lograr acercarme, sabía era posible hacer más que eso, sabía que todo en esta ecuación era perfecto, pero me negué a permitirme ser parte de esa ecuación, quería saber qué pasaría y cuáles serían los efectos si yo no fuese parte de la naturaleza, si sólo fuera el espectador, aun así, quería ser parte de esa naturaleza, sabía que había una manera, sabía que era posible, pero me detuve a sólo ver, una parte de mí quería sólo verme perdido para ver si era posible deshacer todo y comenzar de nuevo, pues si lo era, y me volví fuerte, y volví la mirada hacia mí y me di cuenta que todo por lo que había pasado había sido en vano, que la ecuación hubiera sido perfecta conmigo, que la naturaleza hubiera sido como la imaginaba si tan sólo hubiera sido parte de ella, pero parece que dentro de mí una fuerza racional destruye esos ideales para ver comprobar qué tan frágiles son.

Hoy siento que he perdido, pero a la vez, siento que el perder me ha hecho recapacitar acerca de las cosas a las que pertenezco realmente, siento que no todo fue en vano a pensar que pareciera que una parte de mí así lo quiso.

Ahora entiendo que hay una parte de mí que me ata a no tomar una decisión natural y que quiere ver cómo se destruye una ilusión ante mis propios ojos, una ilusión que es parte de mí, que nace en mí, pero que es frágil y que no es tan fácil de recuperar, si es que es posible hacerlo.

Me detuve a pensar, quería saber qué pasaría, quería ver cómo reaccionaría, quería conocer más de mí, quería verme en una situación desesperante, quería aprender de mí mismo exponiéndome, quería saber si volaría lanzándome a un abismo, quería entender qué hay dentro de mí mirando mis propias entrañas, quería saber qué es el dolor, quería dar una respuesta a una pregunta sin solución, y ante todo esto, era yo el que se perdía, el que se sacrificaba a sí mismo solo para comprobar algo innecesario, algo que me hiciera verme en un tiempo distinto donde ya no tendría fuerzas para continuar quedándome en un lugar sin salida.

Fue entonces cuando me volví la mirada y me miré a mí mismo, quizá eso era lo que deseaba, verme a mí mismo, conocerme, saber de mí, saber mis reacciones, saber mis debilidades, siento que me he fortalecido pero lo que no entiendo es qué fue lo que generó todo este proceso de desear algo con tantas fuerzas y de ver como se pierde con el tiempo, de impedirme cuidarlo y dejar que se marchite; qué es lo que pasa dentro de mí, por qué algo que es parte de mí, me impedía hacer algo natural para convertirlo en un ejemplo lógico, tan sólo para conocer un poco más de mí. Siento que algo en mí me ha jugado mal, siento que algo dentro de mí se comporta sin darme libertad, siento que no estoy conectado con mi interior tanto como creía, siento que ésta lógica es opuesta a mis deseos, en sí se opone a lo que quiero y no me permite hacer algo que debería estar haciendo, por qué si ahora luego de ver cómo perdí algo por lo que había estado esforzándome conseguir por mucho tiempo siento que ahora me permite acercarme a eso, por qué parte de mi interior ahora parece no estar consciente del daño que está causándome, no logro entender; o es que algo dentro de mí quiere jugar conmigo, ese algo parece estar poniéndome a prueba con mi propia naturaleza, con mi humanidad, tratándome como una cosa y no como un ser humano o como una persona, qué es lo que originó todo esto, por qué mi subconsciente quiere conocer más de mí, quizá para saber qué decisiones puedo tomar, pero no era necesario todo este proceso, perdí algo que creo que fue importante, ahora no siento que lo sea, y no sé si lograré acercarme un poco más a lo que una vez fue todo para mí.

Parece que esta vez he descubierto algo que está dentro de mí, algo que controla parte de mis emociones y que en verdad me ha impedido hacer algo que naturalmente me hubiera correspondido, y ahora veo que me impide tomar una decisión que considere importante, cómo es posible tener una contradicción en mis pensamientos, que me lleve a este estado, qué originó todo esto, dónde puedo encontrar la clave a todo esto.

El cielo brilla esta mañana para todos, aun así me gusta más el cielo gris



Cosas que pasan y cosas que dejo pasar, cosas que veo y cosas que nunca veré, esas oportunidades que aun sabiendo que puedo aprovechar están aún latentes en mi mente, como si todavía estuvieran aptas para alcanzarlas, como si nunca se hubieran perdido, como si el tiempo nunca hubiera pasado, como si todo fuera una foto detenida en el tiempo. Pero la realidad no es así, en la realidad las cosas pasan, todo envejece, incluso yo envejezco, y lo que un día quise, al día siguiente ya no estará ahí pues dejé que se fuera, dejé que las cosas cambiaran sin percatarme que también soy parte de ellas, que soy parte de la naturaleza, y es ahí donde distorsioné mi realidad para sentirme un poco más tranquilo sin saber que las cosas afuera cambiaban poco a poco, y cuando miré me di cuenta que el mundo era otro, pero aun así sigo viendo aquellos detalles que me dicen que el mundo es el mismo de siempre, no entiendo por qué a pesar de saber que debo tomar las decisiones rápidamente no logro tener ese deseo de querer tomarlas. Es como preferir mirar una película a decidirme a hacer mi vida.

Sé que no obtendré nada si no me decido, pero aun sabiendo y queriendo hacer las cosas no logro encontrar la conexión entre querer y hacer, a veces siento que todo es nuevo para mí, y a pesar que me pregunto cuándo conoceré las cosas, eso no me ayuda a dar el paso a conocerlas.

Las cosas ya no parecen tan normales a pesar que entienda más de ellas cada día, ya no se ven tan necesarias, ya no las veo tan lejanas, pero entonces cómo querer pertenecer a eso, o es que sólo son ideas en mi mente, ideas que se han distorsionado por el pensar de cómo son realmente, no entiendo cuando personas que no conozco ríen cuando paso cerca de ellas o cuando dicen cosas que no son una pregunta o no lo dicen directamente, solo son comentarios que no tienen lógica, o quizá lo entiendo así porque trato de hallar una explicación lógica para algo que no lo necesita.

En ocasiones he pensado que es una estrategia de perturbar mis pensamientos para no permitirme avanzar, pues no es productivo el hecho de ponerme a pensar por qué dijeron eso, o por qué rieron cuando pasé cerca de ellos, o qué es lo que esperaban de mí; aunque quizá pueda ser que es un código social donde esperan una determinada respuesta, una interacción, un mensaje que se entiende dentro del ámbito social solamente, también puede que sea la manera en que tratan de extraer información, en que ellos se ven obligados a tomar acciones distintas, enviando un mensaje para obtener una respuesta, esto último me hace recordar a la técnica que usan algunos programas de computadoras para obtener las claves de los equipos inalámbricos, pues en este tipo de casos se envían mensajes al access point  para recibir una respuesta codificada, el programa capta los datos y trata de decodificarlos, pues en el mensaje se encuentra embebido el código, entonces de esa manera una vez capturado el código se puede ingresar a una red a pesar que ésta tenga una clave, es así como enviando un mensaje el equipo envía una respuesta a pesar que no lo necesita, pues es su naturaleza y está en su algoritmo.

Bueno, es casi parecido, pues a toda comunicación se esperaría una respuesta, y el sniffer obtendría datos, haciendo que se encuentre vulnerable a cualquier ataque, algo así es como lo entiendo, cuando alguien trata de enviarme un mensaje o de expresar emociones, que en realidad no espero o que en realidad no considero importantes, entonces es así en donde a cada mensaje lo tomo como un ataque y simplemente lo evito, sabiendo que si doy respuesta obtendrán lo que buscaban, la información. Claro que hay maneras en que las cosas no sean así, sería más estratégico ya sabiendo esto devolver un mensaje cifrado que llevara hacia otra conducta que no necesariamente me volviera vulnerable.
 
Quizá todo esto parte de la lógica y que algún día sabré cómo controlar, pues mientras esta mañana brilla para todos, sigo prefiriendo ver el cielo gris, y sigo pensando que puedo hacer algo que no hice y que el tiempo es una foto. Espero madurar con respecto a esto, pues en realidad todo es posible, lo sé, lo siento, lo veo, lo percibo, pero nada será posible si no hay tiempo para lograrlo.

sábado, 29 de junio de 2013

Interacción social ... expresarla, evitarla, descifrarla.



Cuál es la razón por la que alguien en la calle mostraría una sonrisa, lanzaría una carcajada, o murmuraría algo, todo ello para mí lo siento como ofensivo, y siempre ha sido la causa del porqué rechazo socializar, hasta cierto momento evitaba lo más posible la comunicación de cualquier tipo, simplemente no soportaba que alguien expresara cualquier opinión en mi delante, y haciendo esto sé que también he rechazado amistades, pues debido a no entender cuáles son los códigos sociales para iniciar una conversación o para iniciar una amistad, o incluso para conocer a una pareja, la parte social la he ido reprimiendo poco a poco, y ahora comienzo a entender el porqué de mi problema, y no es que sea tan sencillo como decir que debo socializar si es que ahora no lo hago, sino que ahora tengo muchas condiciones antes de realizar esa acción.
Pero hay algo que he llegado a entender el día de hoy y es el por qué una persona comunica algo, siempre hay un propósito pero cuál es el propósito de que una persona murmure o se ría, qué efecto quiere dar a conocer, y es así donde me detuve un momento a pensar y aunque la respuesta la tenía, necesitaba un impulso para entender con certeza el por qué, y la respuesta es para conocer, para conocer qué es lo que dirán las personas, para conocer otras maneras de comportarse, para conocer si es agradable o no lo que se quiere comunicar con el subconsciente, pues mucho de lo que se dice no necesariamente es algo pensado más aun es algo que resulta de la interacción social y que no necesariamente son pautas a seguir, más bien son argumentos en doble sentido que deberían tener un determinado tipo de respuesta, una respuesta de orden social, que parte de la comunicación que permite la interacción, o más bien que espera una respuesta, pero en mi caso, esa respuesta no la conocía, quizá debido a que la misma interacción no la sentía agradable, pues no me sentía obligado a responder ante alguien que me comunica algo, y en todo caso siempre hubo esa sensación de que no debía responder a ello. Sin embargo en ocasiones sentía que debería haber dicho algo, y que esa interacción me llevaría a entablar una conversación, como si fuera la llave o el inicio de una relación interpersonal.
Creo que hasta este punto he perdido muchas amistades y muchos contactos que hubieran sido de mucha ayuda en mi vida académica o laboral. Sin embargo me queda la duda de saber si realmente hubiera llegado a una buena amistad con aquellas personas que de alguna manera no pudieron comunicarme con claridad lo que querían decir. Siempre estoy pensando en ello, si hubiera sido beneficioso para mí, o simplemente me hubiera perjudicado. Sé que tengo interacción social o al menos académica con algunas personas, que a pesar de ser pocas he logrado entender y en ocasiones tenemos conversaciones como cualquier otras personas, salvo que para mí a veces me resultan fingidas, más por parte mía que por la de ellos.
A pesar que sólo socialice con algunas personas, si es que puedo llamarle socialización, siento que me faltan muchas cosas; siento que la parte donde me descubro a mí mismo durante la interacción no está presente, me siento casi transparente luego de conversar durante horas sobre algún tema académico o algo que llame mi atención o que sea de interés laboral, pero no es realmente de mí de quien hablo, sino de una cosa, de una actividad, de una oportunidad, de algo abstracto, de algo donde yo no me veo reflejado.
No quisiera concluir que nunca he conversado con personas, o que nunca me he reunido con amigos como lo hacen muchos, porque las veces que lo he hecho, me logrado sentir completo, o que pertenezco a un grupo, al menos sabiendo que ellos conocen algo de mí y que al menos una parte de mí existe en otro lugar.

Quizá lo importante sea no verlo de una manera estricta, sino más bien ir descifrando poco a poco el significado del mensaje y tratar de entenderlo de manera suave, pues no es necesario que algo tenga un gran impacto en mi persona, o mejor dicho, no debería permitir que lo tenga.

viernes, 28 de junio de 2013

Sólo deja que fluya



Recuerdo que hubo un tiempo cuando era más joven que llegué a sentir algo por una chica, eran tiempos de academia luego de salir del colegio, simplemente no sabía cómo era esta realidad, sólo sabía cómo era mi vecindario, que a decir verdad, conocía superficialmente; no ha pasado mucho tiempo y creo que las cosas por aquí han cambiado poco, aun así mis pensamientos acerca de lo que era la realidad fueron totalmente distintos y aunque veía lo diferente que eran las personas, sólo me detuve a ver a una, a una chica llamó mi atención, y saber de ella no sólo se reducía a mirarla, sino también escucharla, a imaginar cómo sería su vida, a inventar  momentos en que nos conociéramos por primera vez, creo que esa sensación la tengo desde hace tiempo, y a veces llego a pensar que soy yo quien tiene todo eso que busco, que trato de encontrar en las personas y que por más que intento no logro ver. Pues aunque no la conocí, esos cuatro meses en que estudié en la academia, me hicieron sentir algo muy distinto a todo lo que he sentido hasta ahora, creo que fue el momento indicado en enamorarme de una chica, teníamos la misma edad, a veces me parecía que pensábamos igual, aunque no hacíamos las mismas cosas, pues, yo casi nunca hablaba y ella era sociable, no se limitaba en conocer amigas; mi manera de ser muy introvertida, y sabía que no debía desconcentrarme pues debía estudiar para ingresar a la universidad, y pensar en ella no fue tan difícil, esa vez simplemente no sentía nada por ella, simplemente la veía, y me sentía algo tímido, pero no era para tanto como para decir que pensaba en ella todo el día. Y aunque fueron tan simples las cosas que pasaron, para mí me parecían las cosas más complicadas, tanto por las materias que tenía que aprender como por la manera en que trataba de aprender. No estaba acostumbrado a un método de estudio rápido y tampoco tenía una base para entender lo que debía hacer, pero tampoco la obtuve, pues el ciclo era semestral y era dirigido al área de ciencias, no abarcaba todas las materias que otras carreras requerían, y en verdad sí las necesitaba, necesitaba saber de qué trataba esta realidad, y qué podía hacer en ella.

Pues bien, cuando el ciclo pasó e ingresé a la universidad, no sentí que tuviera lo que necesario para ser un universitario, no sentí que hubiera logrado algo, no lo sentí porque sabía que no tenía lo que se requiere, sin embargo ingresé. Y aunque eso no me hacía sentir tranquilo, comencé a pensar y pensar en aquella chica, me preguntaba qué carrera escogería, me preguntaba por qué aun estando en colegio, optó por estudiar en una academia, me preguntaba por qué estudiaría por las noches, me preguntaba cuáles serían sus acciones después de la academia, entonces comencé a pensar en ella más de lo que debía haberlo hecho, de algún modo comencé a querer saber de ella a pesar que ya no al volvería a ver, solo sabía su nombre, y aun por estas fechas no he logrado volver a saber de ella. Entonces comencé a sentirme confundido, y más aun estando en la universidad donde no conocía nada de nada, y donde habían más de 120 alumnos en una misma aula, la mayoría se habían trasladado de otra universidad, y yo ahí con tantas personas, con tantas palabras, son tantos sonidos, en donde no entendía qué era lo que estaba pasando. La primera vez en la universidad no fue tan grata, realmente sentía que era una universidad de bajo nivel, y tal vez lo sea, pues hasta ahora no he llegado a saber si tiene algo de nivel. Creo que me vi impulsado de continuar esa universidad pues mis padres habían invertido en ello, no sé cuánto realmente, pero no fue tanto como imaginaba en esos tiempos, pues ahora ya conozco lo que se requería para ingresar, me di cuenta con el pasar del tiempo y mis experiencias; y todo eso que me faltaba lo llené poco a poco hasta sentirme más tranquilo.

Pues bien, no volví a verla ni a saber de ella, supe que con el tiempo, algunos de los chicos del mismo salón ingresaron a la misma universidad, algunos al mismo tiempo que yo, otros un tiempo después, y todo ello me recuerda que debo ser persistente pues soy yo quien quedará para contar la historia. Y tal vez esa manera de ser que tengo, me permita conocer más que todos, pues, a pesar que comencé viendo las cosas de una manera formal, ahora veo que todo es flexible y que puedo hacer más de lo que otros pueden hacer, y que puedo llegar más lejos, a pesar que esto de la socialización parece ser un problema, he llegado entender cómo sacarle provecho, no digo que no me pasará nuevamente, pues a lo que iba es que esto me está pasando nuevamente, pero esta vez siento que tengo más conocimientos, y siento que es posible llegar a la chica y no sólo quedarme pensando cómo sería conocerla, a la vez que me permito conocerme un poco más pues desde siempre  he visto cómo mis pensamientos dibujan las más agradables sensaciones, y podría decir que lo que tanto creí que estaba lejos, siempre estuvo cerca, siempre estuvo ahí, y sólo había que dejarlo fluir.

Buscándome lejos, me encontré en el mismo lugar



Hoy creo que sólo me queda ver cómo pasarán las cosas, y es que tal vez esta manera de ser se origine en lo que mi subconsciente esté tratando de decirme, quisiera entender todas las cosas, pero los detalles a pesar de ser muchos, faltan, pienso que necesito captar todo, pero para ello tendría que vivir toda una vida, ver el inicio y el final de todas las cosas, y aun así entendería sólo algunas de ellas. No es realmente lo que quiero para mí, pero es lo que estoy viviendo y realmente creo que no me está gustando del todo. Puedo sentir que por alguna razón la manera que soy me puede llegar a gustar, pero viéndolo desde otra perspectiva, no es lo que quiero para toda la vida, quizá hasta encontrar lo que realmente necesito, lo que realmente quiero y a veces en el transcurso de esto, llego a pensar que las cosas que quiero y las cosas con las que sueño, ya las tengo, es decir, ya están dentro de mí, en mis pensamientos o en mis ideas, es como querer sentir una sensación o formular una idea, es posible entenderla porque nuestra capacidad de entender las cosas lo permite, pero ese deseo de querer quizá es lo que nos impulse a tratar de conseguirlas.

Creo que las cosas como las veo ahora, escapan de mis manos, creo que en estos momentos, al menos el día de hoy, no obtendré los resultados que debía haber obtenido, no tengo aun ese alcance que estoy tratando generar con respecto a mi persona. Y el tiempo sigue pasando y sigo sintiendo que siempre será la primera vez que me atreva a hacer algo. Las cosas cambian y se deterioran en el tiempo, pero hay algo diferente a esto, y es que las cosas cambian, pero pueden mejorar y pueden ser posibles de alcanzar.

Detenerme un momento a pensar parece ser ahora lo que más me aleja de mi naturaleza humana, no sé cómo llegar a una idea opuesta, a la que realmente quisiera tener, pero es mi naturaleza la que no pude percibir, y que disminuyó con el pensar de las cosas y eso es algo que no puedo evitar, sé que para muchos es tan fácil y tan simple decidir hacer o dejar de hacer algo, pues se tiene una balanza a cerca de los beneficios que se obtienen cuando uno decide a cerca de las cosas que son posibles de alcanzar; entonces por qué no puedo llegar asimilar esa conducta, por qué para mí las cosas no son lo que deberían ser, y mientras más las veo y más pienso en ellas se distorsionan dejando ver su verdadera naturaleza, quizá la razón sea que lo quiero sentir así, es decir, siento ansias por conocer y saber más de las cosas para sentir la verdadera naturaleza de ellas, sólo espero que esto sea una etapa y que devenga en algo productivo, pues de lo contrario creo que me veré a mí mismo en cada etapa de mi vida acumulando información acerca de las cosas sin intentar interactuar con ellas.

Sé que estas palabras son del todo pesimistas, no veo ningún cambio positivo en mí acerca de hablar de cómo son las cosas, o del hecho que me parezca que describir las cosas me haga entender cómo son en realidad. La vida no se basa en describir lo que se percibe, sino de saber sacarle provecho y tener un pensamiento positivo para uno mismo y para la interacción con la naturaleza.

Creo que ver cómo las cosas cambian no me permitirá hacer nada más que tener más deseo de interactuar con ellas, pero si las acciones no se dan, entonces cómo iniciar ese proceso en el que pueda verme a mí mismo tomando las decisiones que debo tomar, cómo puedo lograr ese cambio que al parecer es pequeño y que me permitirá hacer muchas más cosas de las que hago ahora. Puedo entender que me he equivocado hoy, pero creo que no podré entender qué tan grave ha sido, o qué hacer para tratar de tener una oportunidad más para el momento en que logre dejar este estado; tal vez eso no pasará, pero queda en mí esa duda y ese pensamiento que es posible, cuando una vez me dije a mi mismo que cualquier cosa es posible, ahora llego a preguntarme, será posible tener otra oportunidad y desear no evitar tomarla para comprobar que es posible recuperarla si se ha perdido. Sólo quiero ser una persona y vivir como tal, no quiero cuestionarme más cosas, solo quiero ver que el mundo es parte de mí y yo de él, es tan simple como sentirlo, es tan simple como hacerlo, es tan simple como estar en el lugar, y me llego a dar cuenta que ya soy parte de este mundo, de que ya estoy aquí, de que puedo hacerlo, y de que puedo sentirlo, entonces para qué necesito otra oportunidad. Quizá para dejar de cuestionarme y hacer lo que debí haber hecho en un principio, creo que todo esto me lleva a la misma conclusión inicial que termina en cuestionarme si debo o no debo cuestionarme y que me lleva a descubrir algo que a primera vista demostraba su naturaleza.

Pero si todo ya estuviera dicho, entonces para qué buscaría lo que ya conozco.